text.skipToContent text.skipToNavigation

Kolonie Waldner 555 von Botaya García, Felipe (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 09.04.2012
  • Verlag: Nowtilus - Tombooktu
eBook (ePUB)
5,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Kolonie Waldner 555

Un piloto accidentado pone al doctor Burton en el camino de una investigación que le llevará a descubrir la verdadera razón de la inmensa presencia nazi en el Cono Sur. La Segunda Guerra Mundial, aunque poca gente recuerde este hecho, se libró también en Sudamérica. Brasil, Chile o Argentina colaboraron con el ejército nazi para luego, poco a poco, declararle la guerra. Felipe Botaya, un experto en el conflicto y en la tecnología nazi, no desconoce este hecho y nos presenta una novela en la que la lucha tecnológica y científica entre aliados y nazis se convierte en un punto fundamental en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. El autor nos llevará por las 14 fortalezas nazis repartidas por el Cono Sur, desde el sur de Chile hasta el norte de Brasil y en las que se desarrollaron los inventos nazis que cambiaron para siempre la tecnología mundial. En Kolonie Waldner 555 la narración se divide en dos partes, la primera centrada en la investigación llevada a cabo por el doctor Burton y la segunda que narra los planes científicos nazis bajo el mando del teniente Helmut Langer. Richard Heydrich, el temido líder nazi, recluta a Langer, un exitoso hombre de negocios alemán que además es teniente del ejército, para que lleve a cabo la coordinación de 14 fortalezas científicas en el sur del continente americano. Seis años después el doctor Burton atenderá en Manaos, Brasil, a un misterioso piloto que ha sufrido un accidente. Un extraño anillo y la desaparición del piloto le harán comenzar una investigación en solitario en la que descubrirá la verdadera dimensión de la presencia nazi en Sudamérica. Razones para comprar la obra: - El libro es novedoso porque es el único en castellano que se centra en el enfrentamiento entre nazis y aliados, teniendo en cuenta la lucha científica y militar, en Sudamérica. - Las situaciones son muy realistas y además mezcla personajes ficticios magistralmente creados con otros que son puramente históricos.

Felipe Botaya (Londres, 1953) tras haber prestado servicio en conocidas multinacionales y trabajado en Inglaterra y Oriente Medio,desde hace varios años es profesor y conferenciante en varias universidades y prestigiosas escuelas de negocio tanto en España como en el extranjero. Su inquietud por temas históricos poco conocidos relacionados con la Segunda Guerra Mundial le ha llevado a investigar el proyecto secreto para conseguir el Arca de la Alianza que plasmó en Kronos, la puerta del tiempo, fruto de años de investigación. También es autor de Antártida 1947 y Operación Hagen, obras que junto a Kronos y Kolonie Waldner 555 conforman la tetralogía Tecnología Nazi.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: watermark
    Seitenzahl: 256
    Erscheinungsdatum: 09.04.2012
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788499673363
    Verlag: Nowtilus - Tombooktu
    Größe: 7072kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Kolonie Waldner 555

CAPÍTULO 1

INCIDENTE EN EL MATO GROSSO

Inicios de 1944

El médico volvió a tomar el pulso de aquel paciente en tan mal estado tras la mosquitera de protección. Seguía alto al igual que cuando llegó. Repasó la ficha del ingreso y las diferentes actuaciones médicas que se habían llevado a cabo con él durante los dos días que ya llevaba ingresado. Anotó la cifra de las pulsaciones y la hora. El lápiz sonaba con fuerza mientras escribía sobre el soporte metálico donde se hallaba el historial médico del paciente y que colgaba de la cama del mismo.

-Enfermera Oliveira, por favor. -Se volvió hacia la enfermera, que estaba poniendo de nuevo en su lugar el brazo del paciente, arropándolo con cuidado-. La hinchazón provocada por las quemaduras ha remitido lo suficiente, pero sigue inconsciente. El pulso es alto, ciento veinticuatro. No me sorprende por el estado general del paciente. Un cuarenta y ocho por ciento de su cuerpo sufre quemaduras. -El paciente era de raza caucasiana, de pelo rubio, pero no sabían quién era. Desde luego no parecía brasileño.

Los protocolos médicos se habían seguido a rajatabla, pero no podían hacer otra cosa que esperar. Si hubiese suerte, en algún momento volvería de su inconsciencia y podría explicar qué había sucedido. Le indicó a la enfermera los tipos de quemaduras que tenía aquel paciente.

-Esta es de segundo grado y estas dos de tercero. El pabellón auditivo derecho prácticamente ha desaparecido, consumido por las llamas y el pelo de ese lado también ha sufrido los efectos de la temperatura, más que del fuego directo. La cara está bien aunque todo el vello facial ha desaparecido, incluyendo pestañas y cejas. En los tobillos el fuego ha entrado profundamente y el hueso aparece a la vista. -Señalaba cada lugar que iba indicando-: además tiene contusiones menores y varios traumatismos con rotura de fémur y de la muñeca izquierda principalmente. Por ahora y debido a las quemaduras, no podemos enyesar al paciente. Necesita que tenga la piel en contacto con el aire. -Miró a la enfermera-: ¿ha aplicado sulfadiazina argéntica, enfermera? La piel expuesta sin defensa es un coladero de bacterias e infecciones. -La enfermera Oliveira asintió con la cabeza mientras le mostraba al doctor el apartado de actuaciones en el historial médico del paciente.

-Sí doctor, hace ya más de dos horas.

-Perfecto, creo que ya podemos pasar a la siguiente actuación.

El doctor Edward Burton volvió a mirar el rostro del paciente que mostraba un rictus en su boca que no hacia presagiar nada bueno. La respiración era entrecortada. Observó con detenimiento las zonas quemadas donde se había aplicado la sulfadiazina argéntica. Esa pomada, la higiene y la paciencia eran las mejores medicinas para un quemado. De todas maneras, si aquel hombre sobrevivía no volvería a ser quien era. Le quedarían huellas para siempre. Controló el suero fisiológico que se hallaba conectado a través de una vía al paciente y que goteaba con cierta rapidez. Se volvió hacia la enfermera que permanecía en silencio tras él.

-Enfermera Oliveira, lave al paciente con abundante agua y jabón. Rasque con fuerza la zona de las quemaduras y saque la piel quemada. -La enfermera parecía asustada ante aquella solicitud repentina. La sección de quemados es uno de los destinos más duros y llevaba muy poco tiempo-. No se preocupe, es parte del protocolo para quemados. El agua y el jabón son excelentes antisépticos. -La enfermera asintió y sonrió levemente-. La piel tendrá que regenerarse. Tras el baño, aplíquele la pomada de nuevo y anótelo. Manténgame informado cuando acabe.

-Sí, doctor -respondió solícita la enfermera, mientras pedía ayuda a dos enfermeros que estaban en la amplia sala, para mover al paciente hasta la zona de duchas.

El Hospital Sâo José era el único centro asistencial con garantías en la ciudad de Manaos, Brasil, en aquel inicio del a

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen

    HOFER life eBooks: Die perfekte App zum Lesen von eBooks.

    Hier findest Du alle Deine eBooks und viele praktische Lesefunktionen.