text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Estudios críticos sobre historia y política von Valera, Juan (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 01.09.2012
  • Verlag: Linkgua
eBook (ePUB)
2,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Estudios críticos sobre historia y política

Estudios críticos sobre historia y política, de Juan Valera, es un libro clave para entender la visión española de los movimientos de independencia americanos. He aquí un fragmento alusivo a esta cuestión: '¿qué diferencia puede haber ni hubo nunca entre un español de Cuba o un español, verbigracia, de Málaga, de Loja o de Logroño? Los que alternan en España en el Poder, con turno más o menos pacífico, los Narváez, los Cánovas y los Sagastas, ¿no pudieron ser cubanos? ¿Qué inferioridad hemos supuesto nunca, ni por ley ni por costumbre, que exista entre un español de por acá y un español de por allá? La igualdad más perfecta entre todos los españoles de la Península y de ultramar ha sido proclamada siempre en leyes, pragmáticas, ordenanzas y decretos. Felipe II la proclamó solemnemente con palabras citadas por el mismo señor Clarence King. Si esta unidad legal existió bajo un Poder absoluto, lo mismo era para los peninsulares que para los cubanos, y estos últimos no podían pretender entonces ser más libres que nosotros. Pero no bien hubo en España una Constitución liberal, en 1812, la Asamblea que formó esta Constitución declaró, adoptando la elevada idea de Felipe II, que la nación española es el conjunto de todos los españoles de ambos hemisferios. Las libertades de que desde entonces debieron gozar los peninsulares las debieron gozar también los cubanos'. Juan Valera y Alcalá-Galiano (Cabra, Córdoba, 1824-Madrid, 1905). España. Político y diplomático, fue un hombre culto y refinado, con numerosas aventuras amorosas y amistades literarias.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 192
    Erscheinungsdatum: 01.09.2012
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788498979527
    Verlag: Linkgua
    Größe: 380 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Estudios críticos sobre historia y política

La Atlántida

I

El ignorante, de poco o de nada se admira. Poco o nada despierta su curiosidad. El que sabe algo es quien siente el estímulo de saberlo todo. Y como no es posible que el hombre todo lo sepa, la admiración y la curiosidad persisten siempre y hasta van en aumento a par del progreso y difusión de la cultura.

Cada nuevo objeto que conocemos nos abre extensos horizontes y campos misteriosos donde se nos aparecen mil y mil enigmas, pidiendo a nuestro espíritu que los descifre.

No bien se supo que había un dilatadísimo continente, separado de las costas occidentales de Europa y África por un ancho océano, y del oriente de Asia por otro océano más ancho, la esfinge que tiene obsesas las almas pensadoras, el demonio tentador que nos excita a investigar y a discurrir, nos hizo esta pregunta: ¿Cómo se ha poblado América? Muchas respuestas se le han dado, sin que ninguna nos satisfaga y aquiete; pero como bastantes nos deleitan por ingeniosas, no me parece que esté mal exponerlas aquí en resumen.

Sin duda que, si imaginásemos y creyésemos que los hombres habían aparecido en diversos puntos de la Tierra, no sería necesario cavilar sobre cómo fueron peregrinando, a fin de poblarla toda; pero esto, según se dice, no puede aceptarse porque se opone a la fraternidad humana, dogma importantísimo en la religión que sirve de base a la civilización europea.

No me incumbe explicar en este sitio cómo el saber experimental o si se quiere, la opinión de los sabios más ilustres, coincide con el dogmatismo de la Iglesia en afirmar la unidad de origen de nuestro linaje. Lo que sí considero indiscutible es que en las edades pasadas, los pensadores no se detenían tanto como ahora en ver si sus asertos contradecían o no los de la fe. Estaba ésta tan arraigada y tan firme, que nada era bastante a conmoverla.

La imaginación daba por realidad todos sus ensueños, y cuando el ensueño no se apoyaba en la religión para pasar por realidad, rara vez la religión se oponía que pasase por realidad el ensueño. Al contrario: ¿qué es aquello que por inaudito y maravilloso no quepa dentro de la omnipotencia divina y no valga para ensalzarla? Lo posible, pues no tenía límites, y no había cosa que no se aceptase como verdad, candorosamente, para mayor alabanza y gloria del Creador de todo.

Esta predisposición de los espíritus prevaleció en la Edad Media y persistió en la época del Renacimiento, y aun, durante el siglo XVII, casi hasta nuestros días. La exploración de tierras y mares y el testimonio ocular de los viajeros no bastaron a acabar de súbito con los seres prodigiosos. Para darles albergue siempre quedaban inexploradas comarcas, insuperables cordilleras, islas remotas y selvas esquivas. Duró, pues, mucho tiempo la persuasión, apenas tildada de herética, de que hubo y hay tribus castas y naciones, que no deben proceder de Adán y de Eva, como no se suponga en nuestros primeros padres (y no faltó quien lo supusiese) una virtud generadora pasmosamente multiforme, o en los diversos climas cierto vigor irresistible para transformar la condición natural del hombre primitivo, o en éste rara afición en enlaces híbridos y la capacidad de hacerlos fecundos.

Pocos hombres, aun entre los más estudiosos e ilustrados, llegan hasta el extremo de esceptismo de negar la existencia de los gigantes. Luis Vives habla de un colmillo de san Cristóbal que era tan grueso como su puño; y el padre Fuente de la Peña tuvo en la mano una muela de otro gigante, la cual pesaba siete libras. Pero todo ello era pequeñez comparándolo con la enormidad de otro gigante del tiempo de Moisés, de quien el citado padre nos habla; porque "siendo Moisés -dice- de estatura de diez codos, y teniendo en su mano una pica de otros diez codos, y dando un salto de otros diez codos, sólo alcanzó a herir a dicho gigante en el tobillo, de que se puede rastrear la longitud que tendría". "Y aun considerando c

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen