text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Historia de Tobías von y Carpio, Félix Lope de Vega (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 31.08.2010
  • Verlag: Linkgua
eBook (ePUB)
2,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Historia de Tobías

Historia de Tobías. Félix Lope de Vega Fragmento de la obra Jornada primera Salen Tobías el viejo y Ana su mujer y Tobías el mozo. Tobías padre: Pues que por nuestros pecados quiso el gran Dios de Israel que fuésemos castigados con cautiverio cruel, y a tierra extraña arrojados; pues entre Medos y Asirios pasamos tantos martirios, cuantos van tristes deseos a los campos Idumeos, a los Samarios y Sirios: aplaquemos al gran Dios, Ana, mi amada mujer, y vos, mi hijo; que en vos como en espejo he de ver si somos uno los dos. Por eso os puse Tobías, como mis padres a mí, aunque en más felices días: pues que yo mi nombre os di tomad vos las obras mías. Cuando el rey Salmanasar reinaba, el que cautivó nuestros Tribus, pude yo gracia en sus ojos hallar: muchas doy al que la dio. Fui, siendo su esclavo herrado, como sabéis, su privado, y fui de todos consuelo; presté mi hacienda a Gabelo, mi deudo, aunque pobre, honrado. Agora que su cruel hijo reina, tan mal, quiere todo el reino de Israel, que por darle muerte muere, y no hallamos gracia en él. Es ido contra Ecechías, santo Rey, con tal furor, que dice que en breves días el gran templo del Señor ha de ser cenizas frías. Con este aborrecimiento tan mal trató sus cautivos, que se mueren ciento a ciento, y aun esos que quedan vivos lo tienen por más tormento. Félix Lope de Vega (Madrid, 1562-1637). España. El que fuera llamado 'Fénix de los ingenios españoles', Félix Lope de Vega Carpio, nació en Madrid a finales de 1562. Su padre, el artesano bordador Félix de Vega, y su madre, Francisca Fernández Flórez, eran, probablemente, oriundos del valle de Carriedo (Cantabria), y se trasladaron a Madrid hacia 1561. El origen humilde de Lope de Vega sería transformado por él mismo en una imaginada hidalguía; de hecho, Lope siempre fue dado a investirse con atributos que le favorecieran y nunca ocultó su abultado deseo de fama y éxito. Sea como fuera, cristiano viejo o converso, lo que sí refleja su obra es una completa y cabal asimilación de los valores imperantes en la sociedad de su tiempo. Lope estudió primero en la escuela madrileña de Vicente Espinel, por quien siempre demostró estima y admiración, y después en un colegio jesuita que, años después, se llamó colegio Imperial. Posteriormente, al parecer entre 1577 y 1581, estudió en la Universidad de Alcalá de Henares, aunque no consta que obtuviera ningún título. Es probable, también, que siguiera algunas lecciones en la Universidad de Salamanca. Tras servir, desde muy joven, al obispo de Cartagena, inquisidor general y más tarde obispo de Ávila, don Jerónimo Manrique, Lope se alista en una escuadra de navíos y, en junio de 1583, zarpa de Lisboa rumbo a la isla Terceira (Azores), donde habían de combatir al prior de Crato, aspirante al trono portugués entonces en manos españolas a través de Felipe II. Acabada su misión, Lope regresa e inicia una de sus primeras relaciones amorosas, de entre las numerosas que se le atribuyen. Se trataba de Elena Osorio (su Filis), mujer bella y cultivada, hija de un empresario y actor teatral, la cual estaba separada de su marido (un actor). Lope escribiría algunas comedias para el padre de Elena. Años después, en 1587, tras enterarse de que Elena planeaba sustituirle por un influyente personaje madrileño (Francisco Perrenot Granvela), Lope difundió unos poemas infamantes contra ella y su familia, lo que le valió un destierro judicial de Madrid, por cuatro años, y de Castilla, por dos. En mayo de 1588, Lope toma por esposa a Isabel de Urbina Alderete (su Belisa), en Madrid. Isabel pertenecía a una familia muy influyente y de linaje antiguo, y es probable que el casamiento, aunque se realizó por poderes, pasara antes por algunas dificultades y supusiera la violación de la orden judicial por parte del escritor, que tenía prohibido regresar a la capital.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: AdobeDRM
    Seitenzahl: 144
    Erscheinungsdatum: 31.08.2010
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788498977158
    Verlag: Linkgua
    Größe: 215 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Historia de Tobías

Jornada segunda

Salen Bato y Tamar.

Bato Ando, Tamar, asombrado

y como fuera de mí:

siete veces se ha casado

después que al monte me fui

a apacentar mi ganado.

Tamar Siete son, Bato, con esta

las que se ha casado Sara;

pero apenas manifiesta

el alba su lumbre clara,

cuando es entierro la fiesta;

que antes del amanecer

ya estamos todos llorando.

Bato ¡Siete veces! Puede ser,

Tamar, que te estés burlando;

¿es de bronce esta mujer?

Tamar Siete con este marido,

que los seis ya se los cubre

la tierra.

Bato Valiente ha sido,

pues en tan extraña guerra

siete veces ha vencido:

¡Oh! ¡Si nos diera unas señas,

si no dices testimonios

para que de ciertas dueñas

cesaran los matrimonios

que diz que duran por peñas!

Es hermosa: habrá vencido

con hermosura la vida

del más robusto marido.

¡Oh terrible esposicida,

pues que de tantos lo ha sido!

¡Voto al Sol! que fui dichoso

en no poder merecer

ser de mi señora esposo;

que con tan fuerte mujer,

¿quién puede ser poderoso?

Ya estuviera el pobre Bato

hecho, sin carne y sin liato,

calavera de rocín.

Tamar Ya espera Ragel el fin

de aqueste a su vida ingrato,

que anoche se desposó

habiéndose muerto seis.

Bato ¿Cómo este hombre se atrevió?

Tamar Porque, en fin, hombres nacéis

y porque amor le obligó;

es tan grande la belleza

de Sara, que aunque ven muertos

tantos con tanta fiereza,

y están de su muerte ciertos,

y él se la da con tristeza,

se oponen mil cada día.

Bato ¡Oh, gran fuerza de hermosura!

De mí jurarte osaría,

que amándola con locura

quiero más la vida mía!

Si fuera cuatro docenas

de palos, yo los tomara

con cuatro mil norabuenas

por la belleza de Sara,

de que están las almas llenas.

Pero morir por conciertos

son casos muy desastrados

si no son ejemplos ciertos,

por decir que los casados

todos amanecen muertos.

Tamar Antes no hay más dulce vida

que la de un casado.

Bato Siento

que es acertando escogida,

mas errando el casamiento,

muerte cierta y conocida.

Tamar Tú no debes de saber

el secreto de estas muertes.

Bato ¿Qué secreto puede haber?

Tamar ¿Luego de todas no adviertes

que es la causa esta mujer?

Porque un espíritu fiero

de noche se los ahoga

como de este novio espero,

si no es que el cielo deroga

esta ley con el postrero.

Que este número de siete

más felicidad promete:

Dios cielo y tierra crió

en siete días, y dio

quien mar y tierra sujete,

y descansó en ese día:

y así puede ser que ahora

descanse quien esto guía.

Bato ¿Espíritu?

Tamar Mi señora

lo dice.

Bato Pues, Tamar mía,

dame presto mi recado

de harina, de aceite y sebo.

Tamar Parece que te has turbado.

Bato Dame presto lo que llevo

por todo el añío al ganado,

que no he de volver acá.

Espíritu, ¿y dónde está

ese que ahoga maridos?

Tamar Por lascivos y atrevidos,

Bato, la muerte les da.

Mas tú ¿qué tienes que ver?

Bato Si yo he deseado ser

marido también de Sara,

¿no puede matarme?

Tamar Para:

di que yo soy tu mujer.

Bato Más peligro.

Tamar ¿

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen