text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Y las mujeres se pusieron pene von Tharrats, Pablo Martín (eBook)

  • Verlag: Editorial Bubok Publishing
eBook (ePUB)
3,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Y las mujeres se pusieron pene

'Las gallinitas', un grupo de amigas integrado por seis mujeres, se reúnen en el bar para comentar sus vivencias y experiencias. Durante una semana completa, Paula, Tote, Laura, Ada, Mercedes y María José irán explorando temas clave que afectan de forma clara y directa a las mujeres y su convivencia en una sociedad fálica y machista. Pablo Martín Tharrats, el autor de este ensayo novelado, completa las reflexiones de las protagonistas con datos y comentarios. A través de estas páginas (y a pesar de ser un hombre criado en una sociedad con marcados tintes machistas) Pablo intenta acercarse a la mujer porque cree firmemente en la igualdad entre personas, más allá de su género. Como él mismo explica, no hace falta llevar pene para ser igual a los hombres, ya que la verdadera fuerza de las personas está en su interior.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: none
    Seitenzahl: 492
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788468520513
    Verlag: Editorial Bubok Publishing
    Größe: 702 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Y las mujeres se pusieron pene

Y las Mujeres se pusieron pene
(lunes)

Otra vez llego tarde,... no me saco el trabajo de encima y además el "petardo" de mi jefe me ha pedido a última hora que revisara el informe de su amigo y compañero de golf,... no entiendo como la empresa se lo permite,... ¡Eh! es que no has visto que el semáforo estaba en verde para las peatonas,... poco más y me atropella,.... y encima el muy "hombre" me enseña el dedo, será que lo debe utilizar muy a menudo con él,... que no me olvide de comprar las galletas que anoche vi anunciadas en la tele a ver si pierdo algún kilito,... no sé cómo los de marketing nos engañan como a bobas con esos mensajes tan ridículos.... seguro que quien escribe eso es un hombre como el del dedo del coche,... ¡no llego! ¡no llego!,... se me van a comer a críticas, aunque la verdad no es que ellas sean un portento de virtudes,... ya veo el bar,... vaya ahora se pone este semáforo en rojo,... ¡qué fastidio!,... además de las galletas he de comprar leche desnatada de soja reforzada con omega 3 y calcio,... ya está en verde,... muy educado el caballero,... ¿dónde está la galantería?,... y encima me mira con una mirada de odio,... pero si ha sido él el que se ha cruzado por delante mío,... ya las veo, están en la mesa de siempre,...

-¡Eu chicas!,... ¿Qué hay de nuevo? ¿De qué habláis?

-Hola, Paula, ¿te has enterado de lo que les ha pasado a esas niñas? -pregunta Tote.

-¡Sí!, no salgo de mi asombro, las pobres niñas,... Y una de ellas tan sólo tenía cinco añitos. No se nos respeta, por mucho que nos hagamos valer, y por mucho que las leyes nos protejan, todo eso da igual. Las mujeres somos tratadas como escoria en todo el mundo,...

-¡Y en España! -interrumpe Tote.

-Sí, y en España -prosigue Paula- Nos pisotean, nos ignoran, nos violan y asesinan, y no pasamos de un simple titular, y como mucho, somos noticia en el telediario de la noche.

-No será para tanto -dice María José.

No sé lo que hace esta petarda aquí,... me parece muy bien que sea amiga de pádel de Laura, pero no por ello ha de venir siempre,... María José se podía haber ido de tiendas que es lo único que sabe hacer..., bueno eso y enseñarnos sus trapitos,... pero si todas sabemos que no quita las etiquetas y al día siguiente lo va a cambiar por otro modelito,... y desde que no se puede fumar en ningún local público, encima lo tiene más fácil ya que la ropa no huele a tabaco,.... a veces he llegado a pensar que la Ley antitabaco la hicieron las mujeres socialistas, y las feministas, para poder cambiar la ropa en la tienda al día siguiente de comprarla, y de esta forma estrenar modelito nuevo cada semana,...además, cómo osa decir que no será para tanto,...

-Por suerte, a una joven le dieron el Premio Nobel de la Paz hace años -dice Tote

-¿Cómo se llamaba? -pregunta María José.

-Querrás decir, cómo se llama -matiza Ada.

-Se llama Malala Yousafzai -dice Paula.

-Sí, pero me temo que no fue más que para lavar la conciencia de la sociedad machista y misógina, sino fijaos, lo tuvo que compartir con un hombre. -afirma Ada.

-Sí, pero que una joven pakistaní de tan sólo 17 años recibiera el Premio Nobel, eso es lo que importa. -replica Paula.

-Los hombres se creen superiores y con derecho de pernada sobre todas las mujeres por lo que para muchos "pito torcido" el acoso sexual es parte de un juego cuyas reglas básicamente las escriben ellos a base de humillar, vejar, e incluso violar a mujeres, todo ello en ocasiones con el beneplácito, o por lo menos, consentimiento de otras personas que saben perfectamente lo que sucede, y se callan,...

-No te pases Ada -espe

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen