text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Anatomía y 100 estiramientos esenciales para running (Color) von Albir, Guillermo Seijas (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 14.08.2015
  • Verlag: Paidotribo S.L.
eBook (ePUB)
5,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Anatomía y 100 estiramientos esenciales para running (Color)

Este volumen ha sido creado pensando en las necesidades de los corredores e incluye toda la información que aportan los últimos estudios realizados sobre el trabajo de la flexibilidad en el running. Es una obra imprescindible en la biblioteca de cualquier corredor, desde el velocista más puro hasta los corredores de fondo más extremos, así como triatletas, maratonianos o practicantes de trail running. El contenido de estas páginas incluye:- Análisis biomecánico de la carrera; - Explicación detallada de la técnica de la carrera; - 100 estiramientos específicos para corredores.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: watermark
    Seitenzahl: 152
    Erscheinungsdatum: 14.08.2015
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788499106151
    Verlag: Paidotribo S.L.
    Größe: 65198kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Anatomía y 100 estiramientos esenciales para running (Color)

Los orígenes del running

El running es una de las prácticas deportivas más populares hoy día. Es un fenómeno que mueve a cientos de miles de personas en todo el mundo y cuyas disciplinas o modalidades se cuentan por decenas. La variedad de las pruebas no solo depende de las distancias que se van a recorrer, sino que podemos encontrar cambios en el equipamiento, el tipo de superficie sobre la que se corre, la existencia o ausencia de obstáculos, el desnivel, e incluso la combinación con otras disciplinas.

La acción de correr no es nueva. Nuestros ancestros, los primeros en desplazarse en bipedestación, ya hacían uso de la marcha y la carrera para su supervivencia. Los primeros homínidos empleaban la carrera tanto para evitar a sus depredadores como para cazar a sus presas, e incluso para recorrer grandes distancias en busca de zonas donde el alimento y el agua fueran más abundantes.

En un primer momento, puede parecer que el ser humano no es el animal más adaptado a la carrera, puesto que los hombres más rápidos del mundo, como el velocista Usain Bolt, apenas alcanzan los 40-45 km/h, y los que practican la carrera de forma más modesta no suelen superar los 35 km/h. Esta no es una velocidad excesivamente alta e incluso puede resultar frustrante, por ejemplo si tenemos en cuenta que un gato puede alcanzar los 48 km/h y un rinoceronte los 40 km/h, por no mencionar otras especies, como el león, que puede llegar a los 80 km/h, o el guepardo, con sus sorprendentes 114 km/h. El hecho es que incluso animales que apenas alcanzan una décima parte de nuestro peso y tamaño son más veloces que nosotros. Así, si consideramos que la mayoría de los potenciales depredadores y presas de nuestros ancestros eran más veloces que nosotros, parece sensato pensar que si un día nos encontrásemos cara a cara con un depredador, más nos valdrá trepar a un árbol que salir corriendo.

El guepardo es uno de los animales más rápidos y puede alcanzar una velocidad punta de 114 km/h .

La ventaja de nuestros antepasados para huir, como hemos visto, no era la velocidad, sino su posición en bipedestación, que les permitía otear el horizonte y detectar un peligro mucho antes de que este se hallase lo suficientemente cerca como para tener que correr.

De hecho, el hombre sí es un corredor nato, pero no un velocista. Los primeros homínidos no alcanzaban a sus presas gracias a su velocidad, sino a su resistencia, y por descontado a su inteligencia. La realidad es que el hombre es capaz de recorrer distancias muy largas al trote, y en eso se diferencia de la mayoría de los animales terrestres.

Hoy día, sin ir más lejos, encontramos pueblos que han hecho de la carrera una forma de vida. La etnia kalenjin de Kenia, que habita en el valle del Rift, es una muestra de ello. A lo largo de su historia han recorrido grandes distancias a pie para cumplir con las tareas cotidianas más sencillas, como ir a buscar agua o llevar un mensaje a un pueblo vecino. La necesidad de correr y la vida en altura los ha adaptado al máximo a la carrera, hasta el punto de ser una fuente inagotable de campeones en las pruebas internacionales de fondo. Tanto Kenia como su vecina Etiopía son cunas de grandes figuras del maratón, como Haile Gebrselassie o Patrick Makau, muestras vivas de que el hombre es un corredor de larga distancia.

Al otro lado del mundo, en la Sierra Madre Occidental, en México, encontramos a otro pueblo especialmente adaptado a la carrera, los tarahumara o rarámuris, y podemos ver características del entorno que son comunes a las de los corredores kalenjin. Para empezar, viven en zonas mal comunicadas y con pocos recursos, que les obligan a realizar largos trayectos a pie para conseguir elementos básicos para la vida diaria. Además, al tratarse de una zona montañosa, muchas de las poblaciones se encuentran a una altura considerable, como Guachochi, ubicada a casi 2.400 metros sobre el niv

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen