text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

Breve historia de la Corona de Castilla von Ortega, José Ignacio (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 09.04.2015
  • Verlag: Nowtilus - Tombooktu
eBook (ePUB)
7,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

Breve historia de la Corona de Castilla

La fascinante historia de la evolución de la Corona de Castilla del siglo X al XVIII. Desde Alfonso VI y la conquista de Toledo, los Trastámara y la caída del reino de Granada hasta el Siglo de Oro y esplendor de la Monarquía Hispánica y su expansión europea, americana y asiática. Una historia política y cultural de Castilla desde una perspectiva historiográfica novedosa. La Corona de Castilla tuvo durante la época medieval y moderna una gran evolución. Desde la Reconquista y la monarquía hispánica a la expulsión de los moriscos, de Isabel I y el Gobierno de los primeros Austrias y su política expansionista en diferentes continentes hasta el desmantelamiento del Estado Moderno y la llegada de los Borbones, de la Mesta al reino de Granada,... son muchas las circunstancias que han conducido al Reino de Castilla a través de los siglos hasta convertirse en uno de los reinos más poderosos del mundo para posteriormente perder esa hegemonía debido a varios enfrentamientos políticos. La arquitectura, el Camino de Santiago o las primeras universidades son varios de los elementos de la historia cultural de Castilla que también tienen su hueco en este título. El autor, Ortega Cervigón, contextualiza este periodo por medio de imágenes inéditas, textos de la época, cronologías, un glosario de conceptos y gran cantidad de cartografía consiguiendo que esta Breve Historia sea un título riguroso, completo y atractivo para todos los amantes de la historia. José Ignacio Ortega Cervigón es doctor en Historia Medieval por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado una treintena de capítulos, artículos y trabajos relacionados con el período medieval, en especial el de la nobleza castellana. Ha trabajado como editor de libros de texto y monografías en diversas empresas editoriales y como docente en enseñanza secundaria y universitaria. En la actualidad es profesor de Didáctica de las Ciencias Sociales en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense.

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: watermark
    Seitenzahl: 304
    Erscheinungsdatum: 09.04.2015
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788499676616
    Verlag: Nowtilus - Tombooktu
    Größe: 6656 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

Breve historia de la Corona de Castilla

1

Mitos, leyendas, historia

V ISIGODOS ANTES QUE CASTELLANOS

En el territorio que conocemos como Castilla se asentaron previamente hispanorromanos, visigodos y musulmanes. Aunque las raíces castellanas se hunden en un contexto de relaciones feudales dentro de un marco cronológico medieval, vamos a esbozar unas pinceladas sobre la situación política previa durante el dominio visigodo. De esta forma, comprenderemos el afán de los primeros reyes cristianos que combatieron a los musulmanes por entroncar, aunque fuera de forma simbólica, con la monarquía visigoda. El reino visigodo tuvo una vigencia de apenas doscientos años, lo que supone un laboratorio histórico ideal para abanderar la lenta transición de la época antigua a la medieval, una civilización gozne con reminiscencias político-institucionales de la antigüedad pero que tiene el germen de características plenamente medievales.

La paulatina desintegración del Imperio romano, debida a la presencia cada vez más frecuente de pueblos germánicos dentro de sus fronteras y a las disensiones políticas internas, provocó la irrupción y el asentamiento de suevos, vándalos y alanos en la península Ibérica hacia el siglo V . Estos pueblos germánicos habían migrado desde el centro del continente europeo hasta los territorios del Imperio romano y se organizaban alrededor de estirpes familiares. Después, los visigodos procedentes de la Galia se asentaron en las provincias de Hispania desde finales del siglo V en calidad de pueblo federado -habían firmado un foedus o pacto militar con los dirigentes romanos- para combatir a los suevos, instalados en la zona noroeste, a los vándalos y a los alanos.

El reino visigodo del siglo VI alcanzó gran esplendor entre las monarquías germánicas, cuyo principio de sucesión electiva propiciaba la elección del candidato más idóneo o más valeroso. Los visigodos habían abrazado el cristianismo en la versión del arrianismo, una herejía cristiana que incidía en la imposibilidad de concebir la naturaleza divina en tres personas. Territorialmente, la fragmentación de la Hispania visigoda fue muy acusada: suevos al noroeste, bizantinos al sur -en un intento vano del emperador Justiniano I de renovar el esplendor del Imperio romano-, vascones y cántabros al norte y poderes autónomos de origen tardorromano, hostiles a los visigodos.

Las bases de la realeza visigoda tienen su punto de partida con Eurico, que rompió con la ficción imperial romana al ser destronado el último emperador de Occidente. La consolidación se alcanzó con Leovigildo, realzando su dignidad al tomar atributos romanos y sustituir el pavés germánico por el trono y la unción real, que sólo desde el siglo VIII se dio en la monarquía franca. El monarca visigodo gozaba de amplios poderes como jefe militar, legislador, juez supremo y jefe del aparato administrativo, si bien en la práctica faltaba un sistema sucesorio estable, aunque los dos sucesores de Leovigildo lo mantuvieron hereditario. San Isidoro de Sevilla, que vivió en el siglo VI, estableció la diferenciación entre el rey y el tirano; si obraba inicuamente, perdía su condición de monarca: "Rex eris si recte facies, si non facies non eris". Es decir, "serás rey si actúas rectamente, si no obras así, no lo serás".

Recaredo, con su conversión al catolicismo durante el III Concilio de Toledo en el 589, que tuvo un arraigo superficial en una sociedad hispanovisigoda con atisbos aún de paganismo, se apoyó en la decisiva influencia de la Iglesia al aplacar la constante inestabilidad política del siglo VII . Recesvinto fue el monarca que recogió en el Liber Iudiciorum las leyes de plena vigencia en el reino visigodo. La crisis final del período visigodo se encuadra en el contexto del ascenso de clanes familiares y los conflictos sucesorios, en

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen