text.skipToContent text.skipToNavigation
background-image

La arquitectura del miedo von Herrero, Carmen Pinedo (eBook)

  • Erscheinungsdatum: 30.01.2016
  • Verlag: Punto de Vista
eBook (ePUB)
6,99 €
inkl. gesetzl. MwSt.
Sofort per Download lieferbar

Online verfügbar

La arquitectura del miedo

La arquitectura del miedo invita a adentrarnos en los espacios arquitectónicos donde reside el terror. En sus páginas crecen castillos, iglesias, manicomios, laboratorios, crecen ciudades enteras y casas como las que cualquiera de nosotros habitamos sin sospechar que en ellas anida también el miedo. Vagamos por las estancias que configuran estos lugares representados en la literatura y el cine de terror: recorremos pasillos, subimos escaleras, descendemos a las criptas y a los sótanos, intentamos sosegarnos ante el fuego de una acogedora chimenea y conciliar el sueño en un dormitorio que quisiéramos considerar nuestro refugio. Todo en vano: no hallaremos calma ni reposo en un hogar amenazado. Basta con dirigir la mirada hacia una ventana o un espejo, con tender la mano hacia una puerta, para preguntarnos qué nos acecha al otro lado. Tal vez sea mejor no conocer la respuesta. Es inevitable, sin embargo, formular las preguntas. ¿Podemos, acaso, hallar consuelo en el arte? ¿En cuadros que sangran y estatuas asesinas? No, es evidente que tampoco el arte nos ayudará a vencer el temor. ¿La música? Tal vez, si no nos importa que las manos que tocan el clavicordio sean las de un espectro o que sea un niño muerto el que entona la cancioncilla infantil que escuchamos. De esto tratan estas páginas: del temor que alcanzan a suscitar los elementos constructivos, ornamentales, arquitectónicos; de los recursos plásticos que emplea el género del terror; de arquitecturas que respiran, asustan y viven. Entre estas líneas se embosca el miedo. Carmen Pinedo Herrero (Valencia, 1960) es licenciada en Historia Moderna y doctora en Historia del Arte por la Universidad de Valencia. Becaria de investigación de la Institución Valenciana de Estudios e Investigaciones (Institución Alfonso el Magnánimo) en 1998, recibió en 2002 el Premio-beca de investigación 'Aniversario de los estudios de Bellas Artes en Valencia. 250 años de la creación de la Academia de Santa Bárbara', concedido por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia. En 1999 colaboró en la exposición Los Siglos de Oro en los Virreinatos de América (1550-1700), celebrada en el Museo de América, de Madrid. Ha participado como comisaria en exposiciones como La aplicación del genio. La enseñanza en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos y su proyección en la sociedad, celebrada en 2004 en el Museo del Siglo XIX, de Valencia, y Rafael Berenguer: pintor de silencio, en la Casa-museo Benlliure, de Valencia, en 2007. Ha trabajado como colaboradora científica en proyectos de investigación I+D, impartido clases en una universidad privada y catalogado fondos museísticos. Ha publicado artículos sobre la historia del arte y de los espectáculos en diversas revistas de Madrid, Valencia, Granada y Málaga, así como capítulos de diversos catálogos expositivos: 'El artista ovacionado' (La aplicación del genio, 2004); 'La educación por la mirada: fotografía y docencia en la Universitat de València' (Arena numerosa, proyecto Thesaurus, 2006); 'Aún aprendo: Genaro Palau Romero o la alegría de pintar' (Col.lecció d'Art Caixa Torrent, 2006) y 'Rafael Berenguer Coloma: pintor de silencio' (2007). Es autora de los libros La ventana mágica: la escenografía teatral en Valencia durante la primera mitad del Ochocientos (Institución Alfonso el Magnánimo, Valencia, 2001), Cuatro artistas de Meliana. Una generación (Institut Municipal de Cultura de Meliana, 2001), La enseñanza de las bellas artes en Valencia y su repercusión social (Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, 2003), El viaje de ilusión: un camino hacia el cine. Espectáculos en Valencia durante la primera mitad del siglo XIX (Filmoteca de la Generalitat Valenciana, 2004) y El profesor que trajo las gallinas a la escuela: Antonio Cortina Farinós, 1841-1890 (Institución Alfonso el Magnánimo, Valencia, 2007). Su obra de ficción ha reci

Produktinformationen

    Format: ePUB
    Kopierschutz: none
    Seitenzahl: 127
    Erscheinungsdatum: 30.01.2016
    Sprache: Spanisch
    ISBN: 9788415930846
    Verlag: Punto de Vista
    Größe: 5008 kBytes
Weiterlesen weniger lesen

La arquitectura del miedo

El reino de este mundo

"No hay castillo entre nosotros que no tenga su espectro, ni una cabaña que no tenga su genio", afirma Alexandre Dumas. Le creemos, hasta el punto de preguntarnos si cabañas y castillos no son, como edificios, los propios genios y espectros que a sí mismos se habitan.

El castillo, como el fantasma, forma parte, desde antiguo, de los paisajes reales e imaginarios con los que convivimos. Presente en cuentos y leyendas, además de en una historia henchida de combates y temores, es a raíz del desmoronamiento del Antiguo Régimen y el surgimiento de la novela gótica cuando irrumpe con fuerza en la literatura, los espectáculos y el arte. El castillo, escenario y a la vez protagonista de tantos relatos y de tanto horror, se derrumba junto a los privilegios feudales abatidos por la Revolución Francesa. El fantasma, sin embargo, permanece: es el temor al retorno de esos privilegios, como sugiere André Breton, el recuerdo de los abusos, la evocación de la violencia, ejercida también por los revolucionarios.

Los recios muros del castillo comienzan a tambalearse años antes de que estalle la revolución y fortalezas como Amboise, Chantilly, Brissac, La Rochepot y muchas otras sean destruidas total o parcialmente. En 1764, Horace Walpole publica El castillo de Otranto . Una historia gótica . El título lo dice todo: en un momento en el que es frecuente que las novelas adopten como título el nombre de sus protagonistas ( Cándido , Pamela , Tom Jones , Fanny Hill ...), Walpole deja claro que el protagonismo de su historia -una historia gótica , nada más y nada menos, como indica el subtítulo-corresponde al castillo.

Es este un edificio extraño, que el autor nos presenta tan solo a través de vistas parciales, fragmento a fragmento, como en un avance de la ruina que sobrevendrá y que, finalmente, en el momento de la destrucción, nos permitirá atisbar, por primera vez, el castillo en su conjunto. La visión fragmentaria, el modo en que el conjunto queda oculto y debe reconstruirse a través de la imaginación, así como la dependencia del punto de vista de cada uno de los personajes, son rasgos que encontraremos en las diversas manifestaciones del terror. Los hallamos, asimismo, en las formas de ver que se ofrecen al nuevo tipo de observador, en gran medida forjado a través de los espectáculos y entretenimientos ópticos, que comienza a esbozarse en esas fechas.

Los castillos forman parte también de la novela histórica, pero son los herederos de Otranto, malsanos, peligrosos, con el mal agazapado en su interior como un gusano, los que atraen ahora nuestra atención. Udolfo, Gowrie, Chilton, Montefalcone, Lindenberg, Hernswolf... Castillos con nombre conocido o sin él, pero entre cuyos muros el pavor haya cobijo.

No sirve cualquier solar para erigir castillos. Conviene edificarlos en enclaves solitarios y abruptos, en estrecha relación con la naturaleza. Su silueta amenazadora debe erguirse en cumbres escarpadas, al borde de precipicios, rodeada de frondosos y oscuros bosques o asomada al mar, preferentemente de noche, alumbrada por la luna o recortada contra cielos borrascosos. La terrible belleza de lo sublime tiene sus exigencias.

Los requisitos de aislamiento, inaccesibilidad, inmersión en la naturaleza e imponente presencia, aun cuando las ruinas señoreen el edificio, se cumplen en todas las descripciones literarias de los castillos del miedo. Encaramados a cumbres de pendientes aparentemente inaccesibles, como los que presenta Ann Radcliffe; asomados a lagos, como el castillo que E. T. A. Hoffmann describe en El mayorazgo (1817), o rodeados de inhóspitos bosques que sumen sus muros en tenebrosas penumbras, como el castillo de Hernswolf en La novia del espectro (1821), de William Harrison Ainsworth, los castillos literarios son como deben ser: orgullosos, solitarios, sombrío

Weiterlesen weniger lesen

Kundenbewertungen